La nueva web, o entendiendo “web 2.0”

Hace algunas semanas estuve por el evento por el «Día del Internet» (realmente día de la sociedad de la información), y con gran sorpresa escuche la forma en que algunos expertos locales definieron el tema web 2.0 ante el público ávido por conocer más acerca del tema. Se dijo desde que era un cliché de marketing hasta que era la evolución hacia una Internet colaborativa y de comunidades, algo que también se ha replicado en conocidos medios locales.

Por lo que he visto, y leido, para nuestros expertos la web 2.0 se reduce a blogs, servicios web, comunidades y harto marketing. Ciertamente estos temas están relacionados a esto que hoy vivimos, pero no son precisamente los que definen la nueva web o nueva Internet, que es a mi parecer la manera más adecuada de definir el tema.

Probablemente lo que ocurre es que se ha prestado atención a uno o unos pocos aspectos de lo que involucra esta nueva web. Tim Berners Lee, creador del concepto de World Wide Web y HTML en un reciente podcast para IBM acerca del tema, ha dicho:

Web 1.0 was all about connecting people. It was an interactive space

Continúa, refiriendose a Web 2.0.

If Web 2.0 for you is blogs and wikis, then that is people to people. But that was what the Web was supposed to be all along. And in fact, you know, this ‘Web 2.0,’ it means using the standards which have been produced by all these people working on Web 1.0.

Es decir, la web original fue concebida para funcionar y desarrollarse como lo viene haciendo en estos momentos. Lo que nos diferencia de la “vieja web”, como la llamaremos en adelante, son básicamente sus usos, aplicaciones y la forma en que las tecnologías existentes se han empleado.

La vieja web buscaba presentar la información, sea de la empresa, personal, académica, etc. Es decir, publicar información para que todos la puedan leer. La nueva web, mediante el uso de modernas herramientas, busca más allá de presentar la información, el que el navegante sea parte activa de este proceso a través de la edición colaborativa de contenidos, publicación de contenidos de interés particular, y tal. Es decir, como indica Tim, «people to people».

La vieja web, basada en HTML, no tenia limitaciones respecto a la publicación de contenidos del tipo «blog»; hoy es claro para todos el éxito de sitios como Geocities, Lycos que han alojado miles de páginas personales en el pasado. Sin embargo, el acceso al conjunto de recursos necesarios para hacerlo era limitado. La nueva web provee nuevas herramientas que han dinamizado e impulsado la generación de contenido por parte de, virtualmente, cualquier persona en el mundo.

La nueva web, tiene, a diferencia de la anterior, a XML como formato universal para el intercambio de información y contenidos. Este lenguaje estándar, creado desde el inicio de la web, ha sido la pieza fundamental para el desarrollo de otra característica de esta nueva web: la programabilidad.

La nueva web, a diferencia de la vieja y estática web, permite que los navegantes puedan modificar la presentación, contenidos, y funcionalidad de un determinado sitio web. La nueva web tiene como principio la exposición de APIs que son interfaces de interacción entre aplicaciones. De esta manera, ya no solo estamos limitados a leer, sino que construimos sobre ella.

La nueva web y sus nuevas herramientas han dinamizado la expansión de muchos de los conceptos de la línea generalizada como «Open Source» a través de la aplicación de estas caracteristicas para la generación de contenidos nuevos basados en trabajos existentes, esquema de trabajo por demás practicado en entornos académicos y en el ecosistema de software libre. A través del uso de herramientas como los wikis, se ha hecho posible la generación y concentración de gran cantidad de conocimiento e inteligencia colectiva; ejemplo de ello son nada menos que Wikipedia y la aplicación de las licencias Creative Commons para trabajos digitales. Este esquema de producción colaborativa existía desde hace algunos años, sin embargo se requería mayor esfuerzo (uso de sistemas de control de versiones, formatos basados en SGML, etc).

Sin embargo, a pesar de que esta nueva web parece empezar a usar adecuadamente las tecnologías ya existentes desde los inicios de la misma: RSS, XML, JavaScript, etc; uno de los aspectos poco tratados son los nuevos conceptos que ha traido consigo.

Hoy la web está en beta perpetua, el software mejora a medida que más personas lo usan, las aplicaciones dan mucho más importancia a la experiencia de usuario, existe una preocupación por la accebilidad granular del contenido (taxonomy, folksonomy), se pone mucho énfasis en la confianza al usuario-colaborador; en resumen: hemos pasado de un foco en la tecnología (o herramientas) a un foco en la actitud. La actitud sobre la que queremos que sea la web, la web de hoy y los inicios de la web del futuro.

Lo que hoy se busca en la web son servicios, no software empaquetado, una arquitectura de participación masiva, escalabilidad efectiva en el costo, flexibilidad en la mezcla de fuentes de datos y transformación de los mismos, software que esté por encima de un determinado equipo (ubiquidad), y finalmente potenciar la inteligencia colectiva.

Esto es de lo que se trata la nueva web. ¿Qué se viene? más de lo mismo y aplicación de los desarrollos en proceso, como entornos virtuales, una verdadera web semántica, entre otras cosas. Espero que esto te haya ayudado a esclarecer los conceptos y el panorama respecto a esta nueva web o, si gustas: la web 2.0.